Tribus ocultas cerca del río probatorio contencioso

delaJusticia.com

La actividad probatoria en lo contencioso-administrativo tiene suelo quebradizo. De un lado, por la dificultad de saber la penetración exacta de la regulación supletoria de la Ley de Enjuiciamiento civil, y de otro lado, por el margen práctico de criterio que anima a cada Sala o Juzgado.
Tal margen de la mal llamada “discrecionalidad procesal” deriva de la patente diferencia, bajo una perspectiva de psicología forense, entre magistrados propicios a la admisión, por considerar generosamente la pertinencia y utilidad, y los magistrados restrictivos a la misma, por primar consideraciones pragmáticas y de economía procesal.
Este posicionamiento guarda paralelismo con la actitud de los abogados, que podrían también calificarse de abogados de máximos en diligencia probatoria, que vierten aluvión de pruebas y solicitan infinidad de testigos, y abogados de mínimos que se remiten al expediente y centran sus pruebas en las que consideran realmente relevantes.

En este disperso escenario interviene

Ver la entrada original 761 palabras más

Anuncios

Un comentario sobre “Tribus ocultas cerca del río probatorio contencioso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s